Monthly Archives: January 2014

Salarios, capacitación, y número de policías en México: ¿parte del problema?

En México para 2009 existían 423 mil policías como se aprecia en la Tabla 1, de los cuales 9 por ciento eran federales, 53 por ciento estatales y 38 por ciento eran municipales (Moloeznik 2010, su artículo aquí http://www.redalyc.org/pdf/2433/243316493015.pdf).

poli1

En este breve texto se describirá la información disponible sobre salarios y número de policías en México, además de mencionar brevemente el entrenamiento que reciben. El autor, sin ser especialista en estos temas simplemente se dedicó a compilar la escasa información sistemática que resulta accesible al público en general. Ninguna de las fuentes utilizadas es de carácter restringido ni se obtuvo de fuentes privilegiadas, sino las disponibles en línea y de acuerdo con los estándares de transparencia policial aplicables en México (el texto de transparencia policial del IFAI aquí http://inicio.ifai.org.mx/Publicaciones/Manual_Trasparencia_Policial6.pdf).

Para 2009, alrededor de 1,100 municipios contaban con 20 o menos policías, alrededor de 530 municipios entre 21 y 50 policías, mientras que 210 municipios entre 51y 100 policías, y casi 250 municipios con más de 100 policías (Moloeznik 2010). Adicionalmente debe decirse que no todos los municipios contaban con cuerpo de policía, alrededor del 18 por ciento.

En términos de educación, si fueran 100 los policías federales en México, para 2008 uno carecería de estudios, 64 tendrían secundaria o menos, 27 contarían con bachillerato incompleto o completo y 8 policías contarían con estudios universitarios. Estos eran los datos sobre educación para policías federales en 2008 publicados y divulgados en 2009 y 2010 (como se refleja en este reporte de Olivares en 2010 http://library.fes.de/pdf-files/bueros/mexiko/08125.pdf).

Howard Campbell en su libro “Drug War Zone” publicado en 2009 (la reseña va aquí http://utpress.utexas.edu/index.php/books/camdru y la discusión del libro aquí http://www.c-spanvideo.org/program/290223-2) señalaba que el policía que entrevistó en Ciudad Juárez a finales de los años ochenta había recibido seis meses de capacitación (ver página 203). Casi veinte años más tarde, en términos de entrenamiento, los policías mexicanos en 2008, considerando los datos de todos los estados, recibían en promedio, 160 días de entrenamiento, es decir, un poco más de 5 meses de capacitación (solicitud de información folio 2210300012408 entregada a Inseguridad y Democracia, http://insyde.org.mx/).

En términos de salarios, durante 2010 un policía estatal ganó entre 3,618 pesos mensuales en Tamaulipas y 18,173 pesos en Aguascalientes, mientras que un policía municipal ganó al mes, también en 2010, entre 5,258 pesos en Tapachula y 13,482 pesos en Nuevo Laredo (http://www.secretariadoejecutivo.gob.mx/work/models/SecretariadoEjecutivo/Resource/347/1/images/Salarios_de_Policias_2010_y_2011_210911.pdf). Y desde luego estos datos hicieron eco en diversas organizaciones (http://insyde.org.mx/portfolio/la-desigualdad-salarial-entre-policias-es-radical-snsp/).

Respecto al equipamiento, el justiciabarómetro, un proyecto de encuestas a policías en Ciudad Juárez que entrevistó al 75 por ciento de los 3,100 policías municipales de aquella ciudad en junio de 2010, encontró que un cuarto de los policías no recibían armas de su corporación, 30 por ciento no recibían chaleco antibalas, y un tercio no recibían municiones (aquí las tablas cruzadas http://justiceinmexico.files.wordpress.com/2011/09/jbcj-crosstabulation.pdf y aquí la base de datos de esta encuesta http://justiceinmexico.org/data-portal/justiciabarometro-data/).

En un contexto donde el número, la educación, el entrenamiento, los salarios y el equipamiento de los policías parecen precarios, también debe decirse que en los dos últimos sexenios, por parte de las fuerzas del gobierno, la gran mayoría de los caídos en enfrentamientos contra el crimen organizado pertenecían a las policías municipales, según los propios datos oficiales, como se observa en la Tabla 2.

poli2

En conclusión, pareciera que el problema de las corporaciones y los policías en México es mucho más complejo que sólo volver a confiar o seguir desconfiando de su actuación, o pagarles un poco más, o pensar que con ése o con cualquier otro salario serían tanto o más susceptibles de corromperse o …  En fin, el tema es complejo y controvertido, lo único que se ha hecho en esta entrada es describir los escasos datos sistemáticos disponibles al público en general.


A review of… “The Sources of Democratic Responsiveness in Mexico” by M. Cleary

Cleary, Matthew R. 2010. The Sources of Democratic Responsiveness in Mexico. Notre Dame, Indiana: University of Notre Dame Press. 253 pp (http://undpress.nd.edu/book/P01363)

In The Sources, Cleary makes a case in favor of citizens’ governance groups as main determinant of improving government responsiveness at the sub-national level using the case of Mexico. One of the most important contributions of Cleary’s piece is elaborating a theoretical framework regarding the limitations of electoral competition as causal mechanism of improving governance.

Mexico’s civic society has been a factor largely considered among sociologist and political science scholars as vehicle to manifest popular discontent, formulate petitions, and show political support (Köpen 1989; Eisenstadt 2004; Trejo 2009). From an academic perspective, a revisited view of citizens’ governance groups does not come as a surprise, but how to define and measure civic society really does. In this way, the main challenge is capturing civic movements during municipal administrations when elected officials at the sub-national level are arguably performing their duties in office, and turnout does not necessarily capture the whole meaning of civic actions considering this specific and different timing.

Cleary argues that “the well-organized, collective civic activity engendered by social capital is not the only means through which participation can be effective” (p. 63). In addition, he explains that data regarding rallies and demonstrations between electoral cycles, i.e. during municipal administrations are inexistent or hard to collect on systematic basis. Although the last statement seems to be fairly true, there are examples of initial systematic efforts of recording local demonstrations since the 1970s (Trejo 2009), since the 1980s (Köpen 1989; Eisenstad 2004), and data offered since the 1990s by the CESEM (Centro de Servicios Municipales Heriberto Jara http://www.cesem.org.mx/web2/home) in its quarterly bulletin Artículo 115.

The main link stated by Cleary is only related to civic organizations and electoral parties, such as the CDP and the PT in Durango, the COCEI and the PSUM in Oaxaca, or the Catholic Church and the PAN in Chihuahua, but there is not a complete discussion of why and how turnout would fully and systematically capture civic activity when there is time “to govern”, as opposed to time “to vote”. The main assumption is that turnout reflects prior civic organizations’ actions, and therefore turnout represents a useful vehicle to show social discontent or support. However, the lack of empirical and systematic examples across municipalities that show how turnout is a useful vehicle to channel actions taken by an emerging civic society perhaps remains a main point of controversy.

Although the argument appears compelling, there are two main shortcomings that the author does not fully address. First, the operationalization of the main explanatory variable, the civic society’s voice is completely related to elections, while the author’s initial statements would suggest the relevance of civic participation during electoral cycles rather than just participation in the Election Day, i.e. turnout. Second, the operationalization of the competing explanation, electoral competition substantially ignores variation across years, given that Cleary only uses average values from data collected during twenty years.

One could argue that turnout is related to different forms of conventional political participation, as Cleary states, but differences in timing are not fully addressed in his narrative of why and how civic society should matter improving governance. In particular, it is noteworthy to remark that Cleary does not mention unorganized civic collective actions that have been emerged from and during natural disasters, such as hurricanes or earthquakes. He also does not mention radical and unconventional forms of political participation, such as guerrilla movements since the 1970s until the mid 1990s (the PDLP, EPR or the EZLN). It is well known that the Zapatista movement eroded the PRI’s local support in Chiapas in more than 30 percent, and additionally, there was an increasing public spending in social programs during these years (Gómez Tagle 2005).

A different discussion is whether turnout and electoral competition are closely related, given that turnout increased support for the hegemonic party even using average measures at the state level in Mexico (Ames 1970), and it is also known that highly contested elections may increase turnout as well. In this way, low correlation values using average measures, as Cleary uses, they could potentially obscure the two-way relationships between turnout and electoral competition, relationship that could require an instrument when econometric techniques are employed.

Finally, a potential problem may emerge when using average measures: the lack of variance regarding different periods of time. For example, municipalities defined as yuxtapuestas (one party leads the gubernatorial seat and another runs the municipality) differ substantially depending on which years are considered. Before 1989 there were 91 municipalities yuxtapuestas; between 1989 and 1995 there were 785; and between 1996 and 2000 there were 1261 (De Remes 2005). Ignoring changes across time would obscure variance and different effects.

Regarding the theoretical discussion about electoral competition, Cleary really makes a substantive contribution when explaining the elusive concept of electoral competition using different measures, such as the number of parties. His efforts in order to capture the shortcomings of the number of electoral parties (N and NP; N=Laakso and Taagepera 1979; NP=Molinar 1991) and prioritize the margin of victory as dichotomous measure should be considered very valuable.

Specifically, Cleary argues that different margins of victory are not captured by N or NP, given that a format 40-30-20-10 reports 2.56 parties, whereas a format 40-40-20 reports 2.54 parties. In these cases, the margin of victory is ten and less than one percent, respectively. This is a pristine and absolutely valid critique. The proposed solution however does not seem to solve Cleary’s critiques of the number of electoral parties, because his alternative measure, a dichotomous measure of a margin of victory, defined as one when the distance between the first and the second place is less than 20 points and zero otherwise, it also fails to capture the ten-point and the one-point differences. As a result, the measure proposed by Cleary does not seem to solve the aforementioned problems. Actually, it calls one’s attention the fact that NP is systematically significant in alternative models (p. 109 and p.139), whereas margin of victory as Cleary hypothesizes; it is not statistically significant in the main models.

In addition, an intriguing question is related to over 400 municipalities in Oaxaca, in which mayoral authorities are not elected formally by western principles since 1995, and therefore there is a lack of turnout measures. In that case, one factor that could arguably explain why usos y costumbres was finally implemented is related to social pressure exercised by mixe and zapoteco communities. During the 1980s, usos y costumbres was used in Oaxaca’s municipalities, but the PRI officially registered the winners at the front desk of the electoral management body (Bailón 1984). Thus, the usos y costumbres case could illustrate the relevance of measuring civic society actions during electoral cycles rather than just measuring one point in time as turnout does.

In sum, the idea of citizens’ governance groups as main determinant of improving government responsiveness clearly provokes a substantial debate opening new research avenues, such as the specific effects of increasing information among the public and social pressures in elected officials to better perform their duties in office. Despite additional theoretical and empirical work is always required in order to explain the specifics of the relationship between social pressure during electoral cycles and turnout, which only captures one point in time every three years, Cleary makes a contribution to our understanding of how and when elected official respond to the their incumbents’ demands.

In order to offer a more balanced view of this book, please also read the reviews of three fine Mexican Politics scholars, Jon Hiskey from Vanderbilt University (http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=60328529007) who focus his own research on subnational politics and migration in Mexico; Steve Morris from Middle Tennessee State University (http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/j.1538-165X.2011.tb02123.x/abstract) who centers his focus on corruption in Mexico; and Jeff Staton from Emory University (http://cps.sagepub.com/content/44/10/1435.extract) who focus on judicial politics in Mexico and Latin America.

Bibliography

Ames, Barry. 1970. “Bases of Support for Mexico’s Dominant Party”. American Political Science Review 64(1): 153-167.

Bailón, Moisés. 1984. “Las elecciones locales en Oaxaca en 1980”. Nueva Antropología 7(25): 67-98.

De Remes, Alain. 2005. “Elecciones yuxtapuestas a nivel municipal: la cohabitación silenciosa”. in Espinoza, Víctor Alejandro and Rionda, Luis Miguel (ed.). Después de la Alternancia: Elecciones y nueva competitividad. México: Ediciones EÓN, Sociedad Mexicana de Estudios Electorales, Universidad Autónoma Metropolitana and Universidad de Guanajuato.

Eisenstadt, Todd A. 2004. Courting Democracy in Mexico: Party Strategies and Electoral Institutions. Cambridge, MA: Cambridge University Press.

Gómez Tagle, Silvia. 2005. “La alternancia en Chiapas: lucha indígena y preferencias electorales”. in Espinoza, Víctor Alejandro and Rionda, Luis Miguel (ed.). Después de la Alternancia: Elecciones y nueva competitividad. México: Ediciones EÓN, Sociedad Mexicana de Estudios Electorales, Universidad Autónoma Metropolitana and Universidad de Guanajuato.

Köppen, Elke. 1989. Movimientos sociales en México (1968-1987). Mexico City: Universidad Nacional Autónoma de México.

Laakso, Markku and Rein Taagepera. 1979. “’Effective’ Number of Parties: A Measure with Application to West Europe”. Comparative Political Studies 12 (1): 3-27.

Molinar, Juan. 1991. “Counting the Number of Parties: An Alternative Index”. American Political Science Review 85(4): 1383-1391.

Trejo, Guillermo. 2009. “Religious Competition and Ethnic Mobilization in Latin America: Why the Catholic Church Promotes Indigenous Movements in Mexico”. American Political Science Review 103(3): 323-342.


La reforma electoral de 2013 y la “anulación” de los votos nulos…

¿Qué pasaba antes si se anulaba un voto? La respuesta dependía del número de votos nulos. Durante los últimos 25 años, los votos nulos sólo tuvieron una función legal: ser contabilizados para conocer el total de votos depositados en urnas y con ello determinar qué partidos obtenían el umbral necesario para mantener el registro, que fue del 1.5 por ciento en 1991 y 1994; 2 por ciento de 1997 a 2012; y 3 por ciento de 2015 en adelante.

De acuerdo con la última reforma electoral de 2013 (http://www.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/62/2/2013-12-13-1/assets/documentos/Dictamen_reforma_politica.pdf) los votos nulos, en blanco, o por candidatos no registrados carecen de toda importancia legal. La explicación es simple. El nuevo artículo 41, fracción I, cuarto párrafo de la reforma constitucional de diciembre de 2013, que aún está pendiente de ser avalada por la mitad más una de las legislaturas de los estados, establece de que “el partido político nacional que no obtenga al menos el tres por ciento de la votación válida emitida en cualquiera de las elecciones que se celebren para la renovación del Poder Ejecutivo o de las Cámaras del Congreso, le será cancelado el registro”.

En otras palabras, las cuentas del tres por ciento deberán hacerse “sobre los votos declarados válidos”, pues los votos de cada partido se dividirán entre la suma de los votos de todos pero después de eliminar los votos nulos, en blanco y por candidatos no registrados. Esto implica que el denominador se reduce, pues ya no se tomarían en cuenta los votos nulos (antes de esta reforma sí se consideraban todos los votos en el denominador, la así llamada “votación total emitida”).

Si bien los votos nulos nunca fueron utilizados para repartir diputados, calcular financiamiento o tiempos en medios de comunicación de manera directa, sí incidían en el momento de determinar si una organización política alcanzaba el umbral para mantener el registro partidario, y si lo obtenía, con los votos de los partidos que sobrevivían se conforma un nuevo total y ese nuevo total servía de base para todas las cuentas que las leyes y reglamentos establecían para repartir diputados, dinero y tiempos en radio y televisión. Por todo ello, ese partido que sobrevivía tenía derecho a diputados plurinominales y a financiamiento público, acceso a radio, televisión y un largo etcétera.  Pero ¿qué ocurría si un partido no alcanzaba el mínimo necesario? Al perder el registro, ese partido dejaba de tener derecho a diputados, financiamiento y acceso a medios, debiendo informar del dinero y bienes existentes, atender las auditorías y pagar deudas. Aunque la regulación sobre las consecuencias de la pérdida de registro no ha cambiado, sí llama la atención que anular el voto, que antes tenía un impacto legal, hoy, con la nueva reforma electoral ya no lo tiene.

Desde luego que técnicamente, los votos por candidatos no registrados son legales y se deben computar sin distinguir nombres; en tanto que los votos en blanco técnicamente son votos nulos. Y los votos nulos como tal, se definen como aquellos donde el elector tacha dos o más partidos que no están aliados. Desde luego la ley no distingue entre anulación intencional o no.

El efecto de votos nulos, en blanco o por candidatos no registrados hasta 2013 pudo ser 1) influir en la pérdida de registro de partidos políticos –básicamente los minoritarios-; 2) con menos partidos diputados, dinero y tiempos de los partidos que no alcanzaron registro se iban a los partidos sobrevivientes; y 3) sólo si el número de votos nulos era increíblemente alto, varios partidos perdían su registro. Las tres consecuencias estaban en función del número de votos nulos. Veamos.

La primera consecuencia. Por ejemplo, sea una elección con un total de 100 votos depositados en las urnas y un partido, el partido del rombo, que obtuvo dos votos. De acuerdo con la ley vigente hasta 2012, el partido del rombo mantenía su registro y tendría derecho a diputados, dinero, etcétera. Ahora imaginemos esa misma elección con 101 votos, debido a un elector adicional que “harto del sistema” anula su voto. ¿Pasa algo? Ningún partido recibió votos adicionales y algunos dirían que “se desperdició” un voto. Sin embargo, sí existen dos efectos en este ejemplo: a) el partido del rombo perdería su registro, porque 2 votos entre 101 es igual a 1.98%; y b) los diputados que recibiría el partido del rombo ahora se repartirán entre los partidos restantes. (La única forma de no observar esta consecuencia sería que nuestro elector 101 votara por el partido del rombo). La pregunta es si esto ha ocurrido en la realidad, y sí, fue el caso de DS en 2000, como se aprecia en esta historia de las pérdidas de registro compilada por el IFE (http://www.ife.org.mx/portal/site/ifev2/Historico_sobre_perdida_de_registro/;jsessionid=3D2vScnT9jzTQ6y9CbrBJlWKZCMCQ2xXQQGBpvnyGnDf840Fphkv!1941664640!NONE)

La segunda consecuencia es automática, es decir, los diputados se reparten entre las demás fuerzas que sí sobreviven, con clara ventaja para los partidos mayoritarios pero por razones de fórmulas.

La tercera consecuencia. La probabilidad de que el número de votos nulos fueran tan alto que nadie mantenga su registro es prácticamente cero, pero era una posibilidad claramente establecida en la ley previa. Matemáticamente es simple: alrededor de 68 millones de electores anulando su voto forzarían a la desaparición de todos los partidos políticos asumiendo un umbral del dos por ciento. Hoy, con la nueva reforma electoral no importa si un millón u ochenta millones anulan su voto. Esos nulos ya no afectan al umbral del registro partidario, que siempre ha estado por debajo de la proporción de nulos, como se aprecia en la gráfica.

Desde luego observar que más de 68 millones de electores anulen su voto (¡alrededor del 85 por ciento del padrón en 2012!) es algo que francamente no va a ocurrir, simplemente por la menor asistencia a las urnas que se observa desde 1994 como se documenta en este sitio del IFE (http://www.ife.org.mx/portal/site/ifev2/Participacion_Ciudadana/).  El punto es que hoy ni siquiera se puede suponer un escenario de anulación masiva de votos que elimine partidos del sistema, porque aún cuando esto se observara, con la nueva reforma de 2013 la anulación masiva ya no tendría ninguna consecuencia legal.

Así visto, los votos nulos, en blanco o por candidatos no registrados que sí tenían un solo efecto legal hasta 2012, el de potencialmente influir en si los partidos políticos mantenían o no su registro, hoy ya no importan más allá de una mera manifestación de posición política, pues hasta ese efecto legal se ha desvanecido con la nueva reforma electoral.

Image


Posibles nuevos partidos y el nuevo umbral del tres por ciento

De las 52 organizaciones que notificaron su intención de obtener el registro como partidos políticos nacionales, diez se desistieron y otras diez no cumplieron con los requisitos iniciales, por lo que para noviembre de 2013 restaban 32 organizaciones. Sin embargo, la atención de medios y analistas se ha centrado en un solicitante, el Movimiento de Regeneración Nacional, también conocido como MORENA.

Para obtener el registro como partido político se deben cumplir varios requisitos (el instructivo es éste: http://www.ife.org.mx/docs/IFE-v2/DEPPP/DEPPP-PartidosPoliticosFormacion/PPEnFormacion-docs/Instructivo-RegPartidosPoliticos.pdf). Uno de ellos, según el artículo 28 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales es haber celebrado por lo menos 20 asambleas estatales, o bien, al menos 200 asambleas distritales, según la vía que decida cada organización. Según el último informe del IFE disponible (http://www.ife.org.mx/docs/IFE-v2/DEPPP/DEPPP-PartidosPoliticosFormacion/PPEnFormacion-docs/Quinto_Informe.docx) MORENA había realizado 23 asambleas estatales, mientras que otras organizaciones habían celebrado apenas dos o menos asambleas. Para aquellas organizaciones que decidieron la vía de las 200 asambleas distritales, “Encuentro Social” llevaba 166 y el “Frente Humanista” 109. De todo ello se puede suponer que existen al menos dos organizaciones que pudieran aspirar seriamente al registro, MORENA y Encuentro Social.

Otro requisito es el relativo a los afiliados, un total de 219,608, que corresponde al 0.26% del padrón electoral (según el corte del primero julio de 2012). Estos afiliados pueden provenir tanto de las propias asambleas como de ciudadanos que se registran en el futuro partido sin haber acudido a éstas. Para ello llenan un formato de afiliación, donde asientan datos tales como nombre, domicilio, municipio, estado, clave de elector y su firma. Respecto al requisito de los 220 mil afiliados, al 8 de diciembre de 2013 MORENA llevaba en números redondos 107 mil, Encuentro Social 63 mil, y el Frente Humanista 41 mil, es decir, sólo contando las afiliaciones obtenidas en las asambleas, pero faltando las afiliaciones obtenidas fuera de éstas. Las afiliaciones adicionales deberán entregarse al IFE este 31 de enero.

Como uno puede imaginar, tanto PT como MC (antes Convergencia) deben estar al tanto de las afiliaciones de MORENA, pues desde 2009 Andrés Manuel López Obrador estuvo trabajando en la posible creación de su partido, pero en aquél entonces intercambiaba su imagen y presencia pública por votos a favor del PT y MC, lo que resultó más o menos beneficioso para los tres (recuérdese el caso de Iztapalapa en 2009). Hoy, la situación es diferente, pues muchos votantes obradoristas provendrán del PRD, del PT y del MC, y de ese universo, algunos optarán por afiliarse a MORENA. De ahí que PT y MC hayan lanzado campañas recientes de afiliación.

Esto no es menor, porque según lo ha definido el Tribunal Electoral, un ciudadano sólo se puede afiliar a un partido político, por lo que la doble afiliación es inválida (ver la jurisprudencia aquí http://www.te.gob.mx/transparencia/informes/informe_03/05_tesis/tesis_jurisprudencia/12.html). De hecho, el formato de afiliación señala para quienes estuvieron afiliados a otro partido “en este acto renuncio a mi afiliación previa a cualquier otro partido político”. Ello podría restar militantes al PT, a MC y al PRD, aunque quien pareciera más preocupado es el PT, según se deduce de los comerciales que se ahn visto durante los últimos fines de semana en el medio tiempo de los partidos de fútbol (si usted se preguntaba a qué se debían esos comerciales, ésta es una posible respuesta).

Ahora, suponiendo que al menos MORENA lograra el registro, debe recordarse que todo ello será relevante si y sólo si el partido político en cuestión obtiene el porcentaje de votos necesario para conservar su registro en las elecciones de 2015.

El nuevo artículo 41, fracción I, cuarto párrafo de la reforma constitucional de diciembre de 2013, que aún está pendiente de ser avalada por la mitad más una de las legislaturas de los estados, establece de que “el partido político nacional que no obtenga al menos el tres por ciento de la votación válida emitida en cualquiera de las elecciones que se celebren para la renovación del Poder Ejecutivo o de las Cámaras del Congreso, le será cancelado el registro”. La minuta del Senado decía “total emitida” (todos los votos depositados en urnas) mientras que la nueva redacción de la Cámara de Diputados ya optó por “válida emitida” (después de eliminar nulos, blancos y candidatos no registrados), por lo tanto, como lo explica la exposición de motivos del Dictamen final aprobado por el Senado (http://www.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/62/2/2013-12-13-1/assets/documentos/Dictamen_reforma_politica.pdf) en su página 12 y el texto en su redacción final en la página 25, las cuentas del tres por ciento deberán hacerse “sobre los votos declarados válidos”. En otras palabras, los votos de cada partido se dividirán entre la suma de los votos de todos pero después de eliminar los votos nulos, en blanco y por candidatos no registrados. Esto implica que el denominador se reduce, pues ya no se tomarían en cuenta los votos nulos (antes sí se consideraban todos los votos en el denominador, en la así llamada “votación total emitida”).

Ahora, esta modificación del umbral en tres por ciento para que los partidos conserven su registro ¿ya se utilizará en 2015? Todo indica que sí. El transitorio cuarto de la reforma (página 67 del dictamen del Senado) en su penúltimo párrafo señala “la adición relativa al porcentaje de votación necesaria para que los partidos políticos conserven su registro entrará en vigor al día siguiente de la publicación del presente decreto”. Y según parece este decreto podría ser aprobado por las legislaturas locales en las próximas semanas…

Las implicaciones prácticas son relativamente simples de analizar. Un partido nuevo debe sobrevivir por sí mismo, pues desde la reforma electoral de 2003 la ley impedía a los partidos nuevos coaligarse o fusionarse al participar en su primera elección, lo cual fue validado por la Suprema Corte en marzo de 2004. La reforma de 2013 recupera esta regulación y ello significa que MORENA no puede coaligarse. Como se sabe, son pocos los partidos que en solitario han conservado su registro. La pérdida de registro de partidos políticos en México para el periodo 1991-2009 se detalla en este texto del propio IFE (http://www.ife.org.mx/portal/site/ifev2/Historico_sobre_perdida_de_registro/;jsessionid=3D2vScnT9jzTQ6y9CbrBJlWKZCMCQ2xXQQGBpvnyGnDf840Fphkv!1941664640!NONE)

Debemos recordar que en los últimos 35 años hemos tenido alrededor de una veintena de partidos nuevos (algunos totalmente nuevos y otros han regresado con nombres diferentes) y que de ellos, sólo 7 han salvado su registro por sí mismos en el primer intento: PCM, PST y PDM en 1979, PRT en 1982 y PMT en 1985. Después el PASC y el PANAL en 2006.

Dos de los partidos llamados “chicos” que obtuvieron registro por sí mismos, lo lograron hasta 1994: el PT y el Verde, pero después de un primer intento fallido en 1991. Recordemos que gracias a las coaliciones de 2000, tres de los seis partidos nuevos nacidos en 1999 (MC que antes era Convergencia, el PDM ya convertido en PAS, y el infame PSN) lograron sobrevivir a la primera elección, pero los otros tres que participaron solos no conservaron su registro (el PCD de Camacho, Democracia Social de Rincón Gallardo, y el PARM “abandonado” por Muñoz Ledo para irse con Fox).

Remontándose a la primera elección celebrada bajo la reforma de 1977, la de 1979 donde el Partido Comunista participó legalmente por vez primera, el PCM obtuvo 4.9%, mientras que PPS y PARM alcanzaron 2.6 y 1.8 respectivamente. En tanto, PST y PDM obtuvieron 2.1%. Estas cifras les dieron el registro definitivo, cuyo umbral era del 1.5 por ciento. Si a todos estos partidos les hubiera tocado la nueva regla del tres por ciento, sólo la izquierda independiente lo hubiera logrado. Un escenario similar se hubiera observado en 1982 y en 1985, mientras que en 1988 todos los partidos del Frente Democrático Nacional excedieron los tres puntos, y sólo el PDM no hubiera alcanzado el tres por ciento.

En la época moderna si se hubiera aplicado la regla del tres por ciento, para 1991, seguirían PAN, PRI, PRD y PFCRN (4.1) –debe decirse que el PFCRN era también llamado “el partido del ferrocarril” por la pronunciación de sus nuevas siglas, pero en realidad era el viejo PST que aprovechó el “boom” cardenista y se cambió el nombre. En ese 1991, se hubieran ido el PPS, el PARM, el PDM, el PRT, Verde y PT (que volverían en parte, gracias a la figura del registro condicionado que sólo les pedía uno por ciento).

Para 1994, según la regla del tres por ciento, seguirían PAN, PRI, y PRD. Pero hubieran salido del sistema partidista PPS, PFCRN, PARM, PDM, PT (2.8) y Verde. Para 1997 usando los tres puntos quedarían PAN, PRI, PRD y Verde (3.8), pero no hubieran resistido el PFCRN, el PT (2.5), PPS y el PDM (que regresaría en 2000 con otro nombre, el PAS). En 2000 seguirían con tres o más puntos el PAN, PRI, PRD, PT (3.6) y Verde (6). Pero no MC (que antes era Convergencia), el PAS, el infame PSN, DS, el PARM, y el PCD.

En 2003, de haberse aplicado esta nueva regla de los tres puntos, seguirían el PAN, PRI, PRD y Verde (6.5). Pero no el PT (2.6), MC (2.4), el PAS, el infame PSN (que se robó todos los fondos públicos que le tocaban ese año y desapareció con ellos), el PARM, Fuerza Ciudadana de Jorge Alcocer, MP (México Posible, que era la nueva versión de Democracia Social) y el PLM (que se dice era de los masones). Para 2006, empleando el umbral del tres por ciento, hubieran quedado el PAN, PRI, PRD, PT (5.9), Verde (6.6), MC (5.3), y el PANAL (4.6) ya en su primera elección. Pero en ese convulsionado 2006 bajo esta nueva regla no hubiera sobrevivido el PASC (2.1), que provenía de lo que fue Democracia Social y México Posible más adiciones de un ala campesina y el “Dr Simi”. Por último, para 2009 quedarían el PAN, PRI, PRD, PT (3.9), Verde (7.2), y el PANAL (3.7). No hubieran resistido MC (2.6) y el ahora llamado PSD (que venía de lo que fue DS, MP, y el PASC). Destaca que en 2012 hubieran sobrevivido con tres o más puntos todos los partidos: PAN, PRI, PRD, PT (4.8), Verde (6.4), PANAL (4.3) y MC (4.2).

En síntesis, con tres puntos o más, además del PAN, PRI, y PRD, destaca el Verde, que ha obtenido los ansiados tres  o más puntos desde 1997 (fuera solo o coaligado). También debe decirse que el PT ha obtenido tres o más puntos desde 2000 (excepto en 2003), fuera solo o coaligado. Por su parte, MC ha obtenido tres o más puntos en 2006 y 2012, pero no en 2009. De hecho en 2003 y 2000 tuvo menos de tres puntos. Finalmente, el PANAL siempre ha obtenido más de tres puntos en sus tres elecciones de vida. Por todo ello puede decirse que PT y MC podrían ser los más preocupados en que eventualmente se agregue un nuevo partido al sistema, en este caso MORENA, puesto que como ya vimos, tal vez PT y MC corran el riesgo de perder militantes, y por ende, algunos votos. Por otro lado, un reto importante para MORENA, si obtiene el registro, es alcanzar ese umbral de tres puntos cuyo denominador ya será menor, al no ser considerados los votos nulos. Con todo, se vislumbran meses interesantes para el sistema electoral y de partidos en México.

partidos1


Financiamiento público a partidos en México: ¿un barril sin fondo?

El pasado 14 de enero el Instituto Federal Electoral aprobó los montos de financiamiento público a los partidos políticos para 2014. Este es el tema que ocupa el comentario de hoy, ¿el financiamiento público a los partidos políticos en México es un barril sin fondo? Se analiza brevemente el paso de las reformas electorales en este tema y se muestran los datos del financiamiento público total a los partidos políticos en México desde 1991 hasta 2014.

 

Hace casi 35 años México no tenía elecciones razonablemente competitivas a nivel nacional y no existían muchas de las reglas que hoy conocemos sobre la contienda electoral y las complejidades del financiamiento a los partidos políticos. Debe decirse que a los partidos políticos mexicanos se les otorga financiamiento público desde 1987, pero el financiamiento público estaba previsto en la ley electoral desde la reforma electoral de 1977. Hace 27 años el principal debate no era qué harían los partidos con los fondos recibidos, sino cómo defenderían su independencia política si el ancien regimen les entregaba recursos. El debate entonces se centró en discutir si los partidos debían o no recibir dinero del erario y bajo qué condiciones. Sin embargo, dicho debate fue cancelado en la práctica cuando las reglas para otorgarlos resultaban relativamente ajenas a la manipulación gubernamental. Una vez que fue salvada la discrecionalidad, la discusión derivó hacia la búsqueda de mecanismos que aumentaran las condiciones de equidad en la competencia electoral, pero una vez alcanzadas las elecciones razonablemente competitivas, los partidos políticos nunca volvieron a discutir cómo reducir los fondos que recibían del erario.

 

Si se analiza el financiamiento público federal con una de las herramientas más utilizadas por los economistas cuando presentan comparaciones entre cantidades de dinero que pertenecen a diferentes años, encontramos los llamados pesos reales o constantes. Lo que se hace en palabras llanas es agregar el efecto de la inflación a las cantidades analizadas con el fin de saber si los pesos otorgados a los partidos en 1991 por ejemplo, siguen siendo suficientes para adquirir hoy, los mismos productos que se consumían en aquella fecha, es decir, los monto recibidos en 1991 están en pesos de diciembre de 2013, ya “casi” 2014.

 

En la gráfica 1 se muestra el total de financiamiento público otorgado a los partidos políticos en pesos nominales o corrientes, es decir, en los pesos que originalmente fueron entregados (los datos de 1991 a 1996 fueron obtenidos de los acuerdos y resoluciones respectivos, mientras que los datos correspondientes al periodo 1997-2013 están disponibles aquí http://www.ife.org.mx/portal/site/ifev2/Acuerdos_del_Consejo_sobre_financiamiento/) , y en pesos de diciembre de 2013, lo que se etiquetado, por sencillez como pesos 2014. Lo que se observa en la gráfica tiene sus explicaciones históricas, destacando que desde la reforma electoral de 1996 se otorgó a los partidos un monto de recursos públicos nunca antes visto en la historia electoral mexicana. Y desde entonces los debates y críticas fueron constantes. Sin embargo, la reforma electoral de 2008 no parece haber acallado las críticas a este gasto como también se aprecia al final de la serie.

 

También destaca que el año siguiente al de una elección resulta con montos menores. Esto puede explicarse porque, por ejemplo, la ley entre 1996 y 2007 establecía que sólo en año electoral los recursos “se duplicarían” pues los partidos debían erogar en las campañas electorales. Debe decirse que ya desde la propia elección legislativa de 2009, en virtud de la reforma de 2008, los partidos ya no gastan un solo peso en difundir propaganda por radio y televisión, pues acceden a ello a través de los coloquialmente llamados “tiempos oficiales”, espacios gratuitos que por ley los permisionarios y concesionarios deben otorgar al Estado, y éste los opera a través del organismo electoral. De hecho, los fondos en año electoral ya no “se duplican”, sino sólo se les otorga la mitad de su financiamiento ordinario, como ocurrió en 2012, por ejemplo.

 

El financiamiento creciente puede ser explicado por dos causas. La primera es que la ley establecía que la inflación era uno de los factores que la autoridad electoral debía considerar para los cálculos de financiamiento, por lo tanto a los partidos nunca se los “comió” el alza de los precios. Y la segunda consideración es que los recortes presupuestales al financiamiento para partidos fueron francamente menores cuando éstos ocurrieron, como en 2003 y 2004 por ejemplo, situaciones que terminaron siendo resueltas por el Tribunal Electoral y hasta tesis formaron (http://www.te.gob.mx/transparencia/informes/informe_03/05_tesis/tesis_relevantes/09.html), aunque hubo un caso, 1998, donde el recorte al IFE fue importante y para evitar afectaciones, los diputados etiquetaron las prerrogativas partidistas, porque lo que el recorte tuvo que ser enteramente asumido por el organismo electoral. Debe decirse que el etiquetar los fondos a los partidos nunca se ha vuelto a presentar. Incluso en 2005 el IFE otorgó a los partidos un factor para aumentar en proporciones francamente menores sus fondos públicos, pero el aumento pareció ser bien recibido porque parece que nadie impugnó. Desde luego la historia de los fondos destinados al IFE también merece su propio espacio por sus incrementos y la controversia que se ha generado en los últimos años, pero sigamos con el financiamiento público a los partidos.

 

Es importante mencionar que las fórmulas para calcular el financiamiento público a los partidos han cambiado, desde la vieja piedra angular del sistema de financiamiento electoral mexicano que era el llamado costo mínimo de campaña. Esta cifra representaba, en pesos, un monto con el cual se podía enfrentar el gasto de una campaña “decente”, fuera para diputado, senador o presidente. A partir de este costo, la ley ordenaba sumar, multiplicar, y dividir por diversas variables para obtener el monto de financiamiento público, con base en ciertos factores “fijos” como el número de partidos en las cámaras, los días de campaña y el total de escaños. Así se construían los montos finales a repartir.

 

En detalle, pero sin entrar a tanta precisión, en el cálculo del financiamiento para 1994, por ejemplo, se utilizaba como base el ya desaparecido concepto de costo mínimo de campaña. El costo mínimo de diputado se multiplicaba por los 300 diputados de mayoría relativa y el costo de senador por el número de senadores a elegir. Con estas dos cifras, se hacía una división entre los votos que se obtuvieron en cada tipo de elección. El resultado se denominaba valor unitario del voto. Este valor unitario al final se multiplicaba por los votos obtenidos por cada partido y lo resultante era el dinero que le tocaba a cada fuerza política.

 

Para 1996 la ley cambió, y de 1996 hasta 2007 para obtener el monto de financiamiento se sumaban las cifras que derivaban de multiplicar los costos mínimos de campaña de diputado y senador por el total de diputados y senadores, y después por el número de partidos que tenían legisladores. Y además se incorporaba el costo mínimo de campaña para presidente, que se obtenía a partir del costo mínimo de campaña para diputado multiplicado por 300 distritos, y dividido entre los día que duraba la campaña para diputado, para finalmente multiplicarse por la duración de la campaña para presidente. Para 1996 desapareció de los cálculos el valor unitario del voto, incorporándose en su lugar el número de partidos como multiplicador y la obtención del costo mínimo para presidente.

 

Sin embargo, desde 2008 la fórmula cambió para dar paso a la multiplicación del salario mínimo por el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral, todo ello explicado en términos muy generales.  En detalle, lo que se multiplica es el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral, a la fecha de corte de julio del año previo, por el sesenta y cinco por ciento del salario mínimo diario vigente para el Distrito Federal. Es decir, se utiliza el corte del padrón de julio de 2013 para estimar el financiamiento de 2014, lo que significa que los 85 millones de empadronados en cifras redondeadas, se multiplican por aproximadamente 44 pesos. Ese total más un 3 por ciento de ese mismo total, es lo que se entrega a los partidos políticos. Ese tres por ciento se otorga para que los partidos políticos realicen tareas editoriales, capaciten a sus militantes y realicen investigación. Estos rubros componen las llamadas “actividades específicas”, actividades que antes se pagaban como reembolso sólo si los partidos acreditaban haber realizado dichas tareas de forma legal. Actualmente sólo se otorgan esos fondos sin mayor control o revisión.

 

Otra novedad derivada de la reforma de 2008 es que partidos políticos deberán destinar un dos por ciento de sus fondos para la capacitación, promoción y el desarrollo del liderazgo político de las mujeres. Por último, las franquicias postales y telegráficas ya se cuantifican, lo que anteriormente no ocurría. Esto generaba interminables discusiones sobre cómo afrontar el viejo fondo presupuestal destinado para ello, el cual se terminó antes de… 1995 quizá. El dinero para franquicias no se entrega a los partidos, y en la actualidad sólo representa el límite que pueden gastar por dicho concepto, límite que no existía en el pasado, cuando de 142 millones gastados en 1997 por ejemplo, el Partido Verde gastó 92 millones, quizá ejerciendo un recurso al que tenía derecho, pero que representaba casi el 65 por ciento del gasto de todas las franquicias electorales de ese año (ver la intervención de José Woldenberg en octubre de 1997 a este respecto aquí http://ife.org.mx/documentos/CONS-GEN/actas/091097b.htm)

 

El punto relevante en esta breve revisión sobre el financiamiento a los partidos en los últimos 25 años, es que desde las elecciones de 2009 los partidos políticos ya no gastan un solo peso en difundir propaganda por radio y televisión. Desde 1997 sabemos que el gasto en medios representaba alrededor del 60 por ciento de todos los gastos partidistas (el famoso estudio del costo mínimo de campaña post-1997 donde me tocó participar está citado aquí http://ife.org.mx/documentos/CONS-GEN/actas/091097b.htm y por ello, creo, los diputados muy molestos con el IFE, etiquetaron las prerrogativas partidistas en 1998). Lo que uno debía esperar, como lo prometieron las élites partidistas en 2008, es que el financiamiento público decrezca significativamente porque ya no se gasta en la transmisión de los promocionales, sólo en su diseño y producción, y que de por sí ya gastaban en ello antes de la reforma. Sin embargo, la evidencia sugiere que los fondos para los partidos apenas se redujeron 200 millones de pesos en términos reales entre las campañas presidenciales de 2006 y 2012, cuando en 2012 sabemos que la transmisión de promocionales en radio y televisión fue gratuita. En otras palabras, los partidos no sólo se ahorraron más de la mitad de lo que usualmente ya gastaban, sino que sus fondos ni siquiera se vieron mermados, digamos, a la mitad por citar una de las promesas de la reforma de 2008. Por ello se dice que la reforma electoral de 2008 en materia de financiamiento no parece haber influido significativamente, porque ni siquiera detuvo el financiamiento creciente, ya que otorgó fondos muy similares en términos reales y redujo a cero el gasto en medios.

 

Finalmente, sabemos que para justificar recortes blandos al financiamiento público a los partidos políticos, frecuentemente son usados argumentos del tipo “más dinero público reduce la posibilidad de usar fondos ilícitos”, pero ello implica olvidar que las mayores sanciones monetarias en la historia electoral de este país se han presentado precisamente durante este esquema de financiamiento creciente (165 millones de dólares en multas por Pemexgate y Amigos de Fox), por lo que sería muy positivo que las reglas sobre fondos públicos destinados a los partidos políticos sí fueran analizadas en futuras reformas electorales considerando este tipo de factores, aunque como ya sabemos, la reforma electoral de 2013 ni siquiera mencionó el tema.

 

Image 


¿Por qué desaparece el IFE para dar paso al INE?

Las opiniones de las élites legislativas sobre un componente importante del esquema democrático, como lo es  el Instituto Federal Electoral (IFE), el organismo electoral en México, permiten explorar algunas razones por las cuales los legisladores, los diputados en particular, decidieron terminar con el IFE para dar paso al Instituto Nacional de Elecciones (INE). Para ello se exploran sus evaluaciones sobre el órgano electoral durante la última década y se recuerda la historia reciente sobre el IFE. En particular, se explora si las diferencias partidistas y las opiniones sobre la democracia fueron factores determinantes en la confianza en el IFE por parte de los legisladores.

Para diversos analistas y observadores de la política mexicana no resultan del todo claras las razones más profundas que llevaron a los legisladores a terminar con el IFE (como incluso el actual Consejero Presidente en su carácter provisional lo deja ver http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2014/01/68217.php), más allá de la mera centralización de varias funciones electorales, como la revisión de los gastos partidistas, el potencial pago a proveedores con dinero de los partidos pero a cargo del futuro INE, la designación de consejeros electorales en los estados y la probable organización de las elecciones locales por el INE a petición de actores políticos locales, como se aprecia en la reforma aprobada (la versión final aprobada por la Cámara de Diputados y el Senado el pasado 13 de diciembre de 2013 aquí —-> http://www.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/62/2/2013-12-13-1/assets/documentos/Dictamen_reforma_politica.pdf) que fue turnada a los congresos estatales para su discusión y en su caso aprobación, pues contiene reformas constitucionales.

Este breve texto utiliza tres olas de las encuestas sobre élites parlamentarias en América Latina (PELA) realizadas durante las primeras sesiones legislativas de 2003, 2006 y 2009 entre los diputados federales de México.  Las encuestas del PELA son levantadas por la Universidad de Salamanca y sus datos se encuentran disponibles en http://americo.usal.es/oir/elites/bases_de_datos.htm.  Agradezco al Profesor Manuel Alcántara, director del PELA, y a la doctora Margarita Corral las facilidades para la realización de esta primera exploración de los datos.

Lo que se espera es que las diferencias ideológicas y por supuesto las partidistas influyan en la confianza en el organismo electoral, donde legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido Revolucionario Institucional (PRI) sean quienes menos desconfíen del IFE. Adicionalmente, se esperaría que los legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) fueran los menos propensos a confiar en el IFE. Aunque la asociación entre desconfianza en el IFE y partidismo no debe sorprender (Estrada y Poiré 2007), dicha asociación tiene lugar incluso antes y varios años después de las elecciones presidenciales de 2006, elecciones controvertidas y polémicas, donde el candidato presidencial del PRD obtuvo el segundo lugar por una diferencia de 0.56 % entre más de 41 millones de votos (Dictamen del Tribunal Electoral sobre las elecciones de 2006 aquí —–> http://www.te.gob.mx/documentacion/publicaciones/informes/dictamen.pdf).

Por todo ello, quizá convenga primero recordar la historia reciente para situar el contexto de la decisión de los legisladores. Bien se puede decir que las élites políticas, una vez acaecida la transición política en 2000, terminaron rechazando un papel activo para la autoridad electoral. Pero esto no fue siempre así. Baste recordar que de las cuatro generaciones de consejeros electorales, la tercera sí contó con mayor autonomía (La lista completa de los consejeros desde 1990 aquí —-> http://www.ife.org.mx/docs/IFE-v2/AcercaIFE/Varios/201311-19_integracion_organos_centrales.pdf). La primera generación, integrada por los consejeros magistrados (1990-1994) no disfrutó de una autonomía significativa, porque el gobierno todavía presidía el IFE, pero debe decirse que fueron los consejeros magistrados quienes establecieron las bases para la organización de la autoridad electoral (Medina 1995). La segunda generación formada por los consejeros ciudadanos (1994-1996) disfrutó de mayores niveles de autonomía (Malo y Pastor 1996), precisamente después del levantamiento zapatista, mientras que la tercera generación, integrada por los consejeros electorales (1996-2003) disfrutó de los más altos niveles de autonomía política y financiera porque el gobierno fue totalmente excluido de las decisiones del IFE (Woldenberg, Becerra y Salazar 1997; Magaloni 2006; 2010).

Por último, la generación 2003-2010 de consejeros electorales, que ha experimentado renovaciones parciales desde el año 2008 fue sometida a presiones partidistas adicionales, dada la falta de consenso entre las élites políticas durante su proceso de elección por la Cámara de Diputados. Desde el principio, la generación de 2003 sufrió de una falta de confianza entre las élites políticas e intelectuales (Lawson 2006; Bruhn 2009: 183) y, de hecho, algunos investigadores parecieran sugerir que los partidos políticos fueron más exitosos controlando a los consejeros de la cuarta generación que a generaciones anteriores (Estévez, Magar y Rosas 2008; Rosas 2010).

Durante estos años podría decirse que existió la percepción entre algunas élites políticas y académicas que el papel del IFE cambió. Se argumentó que el IFE pasó de ser una institución de clase mundial y ampliamente reconocida (Medina 1995; Magaloni 2006; 2010) a un órgano partidario después de 2002. Aunque las interferencias partidistas también podrían haber ocurrido durante las administraciones previas del IFE, esto es, antes de 2003, las élites parecían percibir que las decisiones del IFE 1996-2002 fueron esencialmente de acuerdo con la ley más que favorecer los intereses de los partidos políticos, donde su conocimiento técnico ayudó a los consejeros a resolver dilemas de interpretación (Schedler 1999).

Sin embargo, 2003, el año del Pemexgate (expediente SUP-RAP-018/2003 http://portal.te.gob.mx/colecciones/sentencias/html/SUP/2003/RAP/SUP-RAP-00018-2003.htm) y de los Amigos de Fox (expediente SUP-RAP-098/2003 http://portal.te.gob.mx/colecciones/sentencias/html/SUP/2003/RAP/SUP-RAP-00098-2003.htm), se recordará porque aquellas multas millonarias, casos de corrupción y violaciones a los gastos y topes de campaña que implicaron 165 millones de dólares en multas (Arocha y Lujambio 2004; Cárdenas 2004; Córdova y Murayama 2006), también mermaron, de alguna manera, la fuerza del IFE entre las élites del PRI y del PAN.

Después de ello, en ese mismo 2003, se renovó al IFE por ley, pero la coalición legislativa que nombró a los consejeros electorales 2003-2010 estaba compuesta exclusivamente por el PAN y el PRI (Lawson 2006; Bruhn 2009; Rosas 2010). Esta falta de consenso a finales de 2003, generó una cierta sensación de desconfianza en las acciones del IFE, debido a los posibles sesgos partidistas. El desacuerdo partidista entre los diputados creó una pérdida sensible de la legitimidad del IFE, sobre todo después de la renovación de 2003. Esto sugiere que incluso antes de las elecciones presidenciales de 2006 (Bruhn 2009: 184) había desconfianza de algunas élites en el organismo electoral, particularmente del PRD y diversos intelectuales (Lawson 2006).

Esa desconfianza se tradujo en un debate cada vez más abierto, pues se decía que los consejeros electorales representaban nombramientos meramente políticos sin importar su conocimiento técnico, lo que no permitiría que el IFE actuara como un árbitro independiente. Se sugería con ellos que las decisiones del IFE tenderían a proteger los intereses de los partidos políticos que sí estaban “representados” (Lawson 2006; Bruhn 2009). En ese contexto tuvo lugar la ya mencionada elección de 2006 y los cuestionamientos posteriores, donde se recordaba la captura del IFE por las élites en 2003 (Lawson 2006), el famoso “todos hicimos la elección, México en paz” que quizá implícitamente aspiraba a que la disputa no llegara, además de las calles, al ámbito jurisdiccional; y el emblemático “al diablo con sus instituciones corruptas” (Bruhn 2009: 184).

Vendría entonces una nueva reforma electoral, la de 2008 (Una descripción aquí ——-> http://www.ife.org.mx/documentos/Reforma_Electoral/docs/AC_RefElect0708.pdf), los nuevos desacuerdos partidistas y la renovación parcial del IFE de cara a las elecciones intermedias de 2009. Para entonces un nuevo debate se presentaba: la cantidad de recursos, tanto monetarios como de recursos humanos que se le otorgaban al IFE por parte de los contribuyentes, independientemente de los años de elecciones fue casi imposible de justificar, según élites partidistas y analistas políticos (por ejemplo, Alcocer en enero de 2014 en Voz y Voto número 251, página 37). Sin embargo, dicho debate nunca discutió de manera puntual los montos de financiamiento público a los partidos, aunque ésa es una historia que merece su propio análisis.

Respecto a las percepciones de los diputados federales sobre el órgano electoral, una exploración inicial de los datos del PELA sugiere que al menos los diputados desde 2003 reportaban una gradual erosión en su confianza en el IFE. Las encuestas levantadas por el PELA utilizan la misma redacción en las últimas tres oleadas, de 2003 a 2009, para medir la confianza de las élites en el IFE, en su pregunta siete “y en cuanto a los siguientes individuos, grupos e instituciones, me gustaría saber hasta qué punto tiene confianza, mucha, hasta cierto punto, muy poca, o nada en absoluto en el desempeño del Instituto Federal Electoral (IFE) en la vida pública de México?”, es decir, utilizando un escala de 4 puntos. Dicha pregunta se formuló durante las primeras sesiones de las legislaturas 2003, 2006 y 2009, estratificando la muestra por grupos parlamentarios, e incluyendo un promedio de 115 entrevistas cara a cara en cada ola (124 en 2003; 128 en 2006 y 98 en 2009). Es importante tener en cuenta que todas las encuestas se llevaron a cabo después de las respectivas jornadas electorales de 2003, 2006 y 2009. Desafortunadamente, las encuestas de 2012 aún no se hallan disponibles.

La primera gráfica muestra el promedio de la confianza en el IFE por grupo parlamentario, donde se aprecia que los niveles más altos de confianza para PRI y PRD se situaron en 2003, mientras que para el PAN en 2006, fortaleciendo la suposición que el ganador generalmente tiende más a creer en la limpieza de la elección, mientras que el segundo lugar en elecciones competidas percibe precisamente lo contrario (Rosas 2010). Destaca sin embargo que 2009 fue el año con menor confianza de los legisladores del PAN en el IFE, también el menor para el PRI, muy similar a 2006 donde quedaron en tercer lugar, y destaca también que aunque la confianza en el IFE muestra una recuperación entre los diputados del PRD en comparación con 2006, sigue medio punto por debajo de 2003 y es con todo, la más baja de las tres fracciones parlamentarias. Todo ello sugiere que en efecto, pareciera existir una larga historia de desencuentros que quizá expliquen parcialmente la decisión de los legisladores de terminar con el IFE y dar paso al INE.

PELA IFE partidos

La segunda gráfica muestra el promedio de la confianza en el IFE según qué tan estable perciben los diputados a la democracia mexicana. Como se supondría, si se percibe una menor estabilidad ello se asociará con una menor confianza en el órgano electoral. Y ello en efecto se observa en 2003 y en 2006. Sin embargo, para 2009 los puntos más bajos de la escala coinciden, y el punto más alto muestra un nivel de confianza en el IFE menor a la categoría de estabilidad democrática intermedia. Bien puede decirse que en efecto, una percepción de mayor estabilidad democrática se asocia con una mayor confianza en el IFE, pero destaca que dicha relación empezó a modificarse en 2009.

pelaifedemo

Como cualquier explicación, este breve texto dista de considerarse completo, ya que por ejemplo, no discute los niveles de confianza en el IFE entre los ciudadanos, información que también podría resultar útil para explorar razones adicionales que expliquen el fin del IFE y la transición al INE. Otro aspecto relevante lo conforman las controversias suscitadas en la elección presidencial de 2012 (Dictamen de Tribunal Electoral sobre las elecciones de 2012 aquí —–> http://portal.te.gob.mx/sites/default/files/SUP-JIN-359-2012.pdf) y algunos desencuentros relevantes entre el IFE y el Tribunal Electoral. Todos estos factores adicionales también nos podrían auxiliar para entender no sólo las razones detrás de esta decisión de las élites partidistas, sino sus principales implicaciones.

Referencias:

Arocha, Nelly and Alonso Lujambio. 2004. “The Rule of Law and Electoral Politics in Mexico”. in Magaloni, Beatriz and Alberto Díaz-Cayeros. Democratic Accountability and the Rule of Law in Mexico. The Democracy, Development and Rule of Law Center: Stanford University.

Bruhn, Kathleen M. 2009. “López Obrador, Calderón and the 2006 Presidential Campaign”. in Jorge I. Domínguez, Chappell Lawson, and Alejandro Moreno. Consolidating Mexico’s Democracy: The 2006 Presidential Campaign in Comparative Perspective Baltimore, MD: The John Hopkins University Press.

Cárdenas, Jaime. 2004. Lecciones de los Asuntos Pemexgate y Amigos de Fox. Mexico City: Universidad Nacional Autónoma de México.

Córdova, Lorenzo and Ciro Murayama. 2006. Elecciones, dinero y corrupción: Pemexgate y Amigos de Fox. Mexico City: Cal y Arena.

Estévez, Federico, Eric Magar and Guillermo Rosas. 2008. “Partisanship in non-Partisan Electoral Agencies and Democratic Compliance: Evidence from Mexico’s Federal Electoral Institute”. Electoral Studies 27(2): 257-271.

Estrada, Luis and Alejandro Poiré. 2007. “Learning to lose, taught to protest: Mexico’s 2006 election”. Journal of Democracy 18(1): 73-87.

Lawson, Chappell. 2006. “How Did We Get Here? Mexican Democracy after the 2006 Elections”. PS: Political Science & Politics 40(1): 45-48.

Magaloni, Beatriz. 2006. Voting for Autocracy: Hegemonic Party Survival and its Demise in Mexico. New York, NY: Cambridge University Press.

Magaloni, Beatriz. 2010. “The Game of Electoral Fraud and the Ousting of Authoritarian Rule”. American Journal of Political Science 54(3): 751-765.

Malo, Verónica and Julio Pastor. 1996. “Autonomía e imparcialidad en el Consejo General del IFE, 1994-1995”. Unpublished thesis. Mexico City: Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Medina, Luis. 1995. Hacia el Nuevo Estado: México, 1920-1994. Mexico City: Fondo de Cultura Económica.

Rosas, Guillermo. 2010. “Trust in Elections and the Institutional Design of Electoral Authorities: Evidence from Latin America”. Electoral Studies 29(1): 74-90.

Schedler, Andreas. 1999. Las comisiones y la pirámide: la recentralización conflictiva del poder en el IFE”. Política y Gobierno 6(1): 187-222.

Woldenberg José, Ricardo Becerra and Pedro Salazar. 1997. La Reforma Electoral de 1996. Una Descripción General. Mexico City: Fondo de Cultura Económica.


¿Quiénes confían en los medios de comunicación en México?

La confianza en los medios de comunicación ha caído en los últimos ocho años de manera gradual pero constante. Lo anterior se observa al analizar los datos de las encuestas realizadas por el Barómetro de las Américas, levantadas por el Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP por sus siglas en inglés), ubicado en la Universidad de Vanderbilt, en los Estados Unidos.  Desde 2004 el Barómetro de las Américas ha levantado una serie de encuestas bianuales entre la población mexicana, representativas a nivel nacional y estatificadas por regiones geográficas y segmentos urbano – rural, donde se ha entrevistado a 1,500 ciudadanos en promedio. Los detalles metodológicos y el acceso gratuito a las bases de datos completas se encuentran en www.vanderbilt.edu/lapop, donde no sólo se cuenta con datos para México, sino para otras 25 naciones del continente americano. Todas las muestras para el caso mexicano se levantaron en el primer trimestre del año respectivo, y la encuesta de 2012 en particular, se levantó entre el 25 de enero y el 19 de febrero de ese año.

La comparación a través de los años muestra que los ciudadanos mexicanos reportaron una menor confianza en los medios de comunicación en 2012 en comparación con 2004, según se desprende de las respuestas a la pregunta “Usando una escala del 1 al 7, donde 1 significa nada y el 7 significa mucho, ¿hasta qué punto tiene usted confianza en los medios de comunicación?” (Pregunta b37). Con objeto de facilitar la interpretación de los datos se recodificó la escala original para quedar del 0 al 100. Aunque la pregunta que resulta comparable en los cinco levantamientos no distingue entre tipos de medios, como son televisión, radio, periódicos, o en años recientes el internet, sí permite ofrecer un panorama general sobre la confianza de los ciudadanos en los medios de comunicación.

La comparación entre los años se presenta en la gráfica 1, donde las áreas grises que se observan al final de cada barra representan los intervalos de confianza, es decir, incluye el valor máximo, promedio y mínimo derivado de la estimación de la encuesta. Una de las funciones de dichas áreas grises es dar a conocer si existen diferencias estadísticas. Como se observa en la gráfica 1, la confianza promedio en los medios de comunicación en 2004 fue de 66 puntos en una escala del 0 al 100, mientras que en 2006 fue de 67.2 puntos. Ahora bien, destaca que las áreas grises al final de las barras que representan 2004 y 2006 se traslapan, por lo que en realidad la diferencia entre años no es significativa. Lo opuesto ocurre si se compara 2004 con 2012, donde las áreas grises, también llamados intervalos de confianza, en efecto no se traslapan. Por ello se puede concluir que los casi siete puntos de diferencia entre 2004 y 2012 sí evidencian una reducción en la confianza en los medios de comunicación entre los ciudadanos mexicanos.

 

En los tiempos recientes mucho se ha hablado sobre el impacto del internet y de las redes sociales en la forma que nos comunicamos y comentamos la vida familiar, cultural, deportiva, o los eventos internacionales. En este sentido es plausible pensar que los ciudadanos también pueden allegarse de información a través de las redes sociales y ello probablemente tenga un impacto en sus actitudes hacia las instituciones y la política en general. Respecto a la confianza en los medios de comunicación también se puede suponer que el acceso a internet y el uso de redes sociales disminuyen dicha confianza, al ser tanto internet como redes sociales, canales de información más rápidos, y quizá menos atados a una línea editorial específica.

Como se muestra en la gráfica 2, quienes usan internet con mayor frecuencia, es decir, todos los días o algunas veces a la semana parecen confiar menos en los medios, en comparación con aquellos que nunca lo utilizan. Debe decirse sin embargo, que las áreas grises al final de las barras parecieran traslaparse. Por otro lado, al analizar si los entrevistados leyeron o compartieron información política en redes sociales, la diferencia es mucho más clara, aquellos quienes sí se informaron de política a través de redes sociales son quienes menos confían en los medios de comunicación.

Gráfica 2. Uso de internet y redes sociales en la confianza en medios de comunicación en México, 2012

Otro de los factores más estudiados al analizar actitudes políticas de los ciudadanos es el contexto geográfico del entrevistado, donde la región del país y el tamaño de la localidad juegan un papel relevante. En particular, quienes viven en la región centro, que agrupa al DF y estados circunvecinos, confían menos en los medios de comunicación en comparación con quienes viven en el norte o en el sur del país. De hecho, el centro es la región que menor confianza reporta. Al analizar a los encuestados según el tamaño de la localidad en la que viven, se observa que vivir en la ciudad capital reduce la confianza en los medios, quizá debido a que los ciudadanos urbanos cuentan con mayores oportunidades de información y tal vez mayor acceso a educación.

Gráfica 3. Regiones y localidades en la confianza en medios de comunicación en México, 2012

Otro de los factores importantes es la asociación entre consumo de noticias y confianza en los medios. Sin pretender discutir si consumo causa confianza o si la relación es a la inversa, esto es, que confianza cause consumo, lo que sí es plausible suponer es que existe una asociación entre ambas mediciones, es decir, un mayor consumo de noticas se asocia con una mayor confianza en los medios. Como se observa en la gráfica 4, quienes consumen noticias todos los días o varios días a la semana confían más en los medios que quienes escasamente consumen noticias.

Gráfica 4. Consumo de noticias y evaluación de la democracia en la confianza en medios de comunicación en México, 2012.

Asimismo, con objeto de evaluar si existe una asociación entre satisfacción democrática y confianza en los medios, se presenta en la misma gráfica 4 la asociación entre ambas mediciones. En particular, se muestran las percepciones de los ciudadanos sobre qué tan democrático consideran a México y la confianza en los medios de comunicación. Se espera que quienes consideran al país como poco o nada democrático sean quienes confíen menos en los medios de comunicación, debido a que aún después de la transición a nivel nacional, se continuaba percibiendo un cierto dejo de oficialismo en diversos medios nacionales y en varios medios a nivel estatal, lo que permitiría a un segmento de ciudadanos vincular dicho oficialismo con un menor nivel de democracia. Debe agregarse además, que es un debate que ya ha trascendido desde hace tiempo los círculos académicos y que actualmente se desarrolla de manera abierta entre analistas, políticos y ciudadanos. Un ejemplo reciente es el movimiento de estudiantes #yosoy132. Como se observa en la gráfica 4, en efecto, quienes consideran al país como poco o nada democrático son quienes menos confían en los medios.

Finalmente, para conocer si los mecanismos de anclaje social tienen un efecto en la confianza en los medios de comunicación, la gráfica 5 presenta la asociación entre dos mediciones de religiosidad y confianza en los medios: una es asistencia a servicios religiosos y la otra es importancia de la religión en la vida del entrevistado. Generalmente se supone que los mecanismos de anclaje social aumentan el apoyo a las instituciones y organismos más visibles de la sociedad. En este sentido, la asistencia semanal a la iglesia se asocia con una mayor confianza en los medios de comunicación en comparación con cualquiera de las tres categorías restantes, las cuales no presentan diferencias entre sí. Esto sugiere que el mecanismo de anclaje social opera sobre bases de frecuencia, es decir, sobre la asistencia semanal. Por último, la importancia de la religión también presenta un comportamiento similar. Aunque dicha medición refleja un componente más personal que social en términos de religiosidad, debe decirse que quienes reportan que la religión les parece muy o algo importante en sus vidas, también son quienes más confían en los medios de comunicación, en comparación con quienes reportan una escasa o nula importancia de la religión en su vida, por lo que puede decirse que el impacto de la importancia de la religión presenta una tendencia similar a la asistencia a la iglesia.

Gráfica 5. Asistencia a la iglesia e importancia de la religión en la confianza en medios de comunicación en México, 2012.

De manera preliminar se puede concluir con un perfil de ciudadanos que confían más en los medios de comunicación en México. Se trata de aquellos ciudadanos quienes no cuentan con acceso o no usan internet, quienes no tienen acceso o no emplean redes sociales para informarse sobre política, quienes no viven en el centro del país, quienes residen en localidades rurales, quienes consumen noticias, perciben al país como democrático y son religiosos, pues les importa mucho su religión y acuden semanalmente al servicio de su culto respectivo. Este perfil pareciera asemejarse hasta cierto punto a un electorado tradicionalista, aunque dicha suposición merece una mayor exploración empírica.

El perfil opuesto, es decir, aquél que confía menos en los medios, se compondría de aquellos ciudadanos quienes usan frecuentemente el internet y particularmente las redes sociales para informarse sobre política, quienes viven en el centro de país, son residentes urbanos, quienes escasamente consumen noticias por medios tradicionales, quienes no perciben al país como democrático y aquellos que no son religiosos. Este perfil pareciera asemejarse hasta cierto punto a un electorado alejado de lo tradicional, aunque como en el caso anterior, dicha suposición también merecería una mayor exploración empírica.

También debe decirse que al analizar género, edad, educación, ingreso personal o riqueza familiar, no se encontraron variaciones tan claras como las ya mostradas, aunque algunas diferencias respecto a confianza en medios sí se capturaba al analizar a las amas de casa y a la población de piel blanca, en relación con la mestiza (de acuerdo con la paleta de colores que llevaba el entrevistador para codificar), donde las amas de casa y los entrevistados de piel blanca reportaban una confianza mayor en los medios, a diferencia de las mujeres que trabajan y la población mestiza.

Toda esta evidencia preliminar permite sugerir que la confianza en los medios de comunicación en México, al menos en 2012, parecía seguir cierta división en el electorado que guarda algunas de las semejanzas con la división que se observó entre electores del PRI y del PRD, excepto por la edad y el nivel educativo, quizá debido a que la encuesta se levantó antes de marzo de 2012, meses antes de la irrupción del movimiento estudiantil que hasta cierto punto delineó una parte de la división electoral en ese año.

En síntesis, el análisis derivado de las encuestas levantadas por el Barómetro de las Américas en México revela que la confianza en los medios ha caído en los últimos ocho años. Sin embargo, la confianza en los medios para 2012 se mantuvo alta gracias a un segmento de la población que carecía de acceso a internet, vivía en localidades rurales y era muy religioso, aunque también se manifestaba satisfecho con la democracia mexicana. Tanto este perfil de ciudadanos, como su opuesto, sin duda merecen un mayor estudio tanto teórico como empírico, pero al menos la evidencia preliminar sugiere que la confianza en los medios de comunicación en México pareciera empezar a seguir un patrón de ciudadanos más apegados al tradicionalismo. Habrá que ver si esto se observa en otras mediciones de 2012 y por supuesto, si esto se continúa observando en el futuro cercano.


¿Quiénes asisten a misa en América Latina?

 

Entre los elementos que vinculan estrechamente a los feligreses con lo sagrado se encuentran los servicios religiosos en comunidad, como la asistencia a misa, que puede indicar qué tan profundo es el sentimiento de identificación religiosa. Las encuestas del Barómetro de las Américas llevadas a cabo por el Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP) durante la primera mitad del 2012 recogieron muestras representativas a nivel nacional de adultos en edad de votar en 26 países del continente americano. Se preguntó a los encuestados de 23 países “¿con qué frecuencia asiste usted a servicios religiosos?”. Las cinco categorías de respuesta: nunca o casi nunca, una o dos veces al año, una vez por mes, una vez por semana, y más de una vez por semana se integraron en un índice del 0 al 100, donde valores cercanos al 100 representan una asistencia a misa mucho más frecuente.

Los niveles de asistencia a la iglesia entre los católicos latinoamericanos varían de país a país, como muestra la gráfica 1. Aunque la encuesta preguntó por otras religiones, ahora nos enfocaremos en el catolicismo. Los católicos de Haití y de países centroamericanos reportaron asistir a misa semanalmente, mientras que católicos de naciones sudamericanas reconocidas por liberales como Chile, Uruguay y Argentina, reportaron haber acudido a misa menos de una vez al mes. México se encuentra en el promedio de la región.

Los entrevistados en América Latina que reportaron acudir a misa con mayor frecuencia son aquellos con menor escolaridad, las mujeres, los habitantes de zonas rurales y las personas de mayor edad, como se aprecia en la gráfica 2. Quienes cuentan con educación superior acuden mensualmente a misa, mientras que quienes carecen de educación acuden semanalmente por una diferencia de 13 puntos. Por su parte, son las mujeres quienes más acuden a misa en comparación con los hombres con una diferencia de 9 puntos. Respecto a los entrevistados según tamaño de la localidad (conforme a las definiciones censales de cada país), quienes viven en zonas urbanas acuden menos a misa que quienes viven en zonas rurales por una diferencia de 10 puntos. Finalmente, entre los grupos de edad también se observan diferencias en tres segmentos: los jóvenes menores a 35 años, quienes acuden menos a misa que los adultos de 35 a 65 años, y éstos a su vez acuden menos que los adultos mayores a los 66 años.

En síntesis, considerando los 23 países encuestados, el 43 por ciento de los católicos acude a misa cada semana o más, el 24 por ciento acude una vez al mes, y el tercio restante acude una vez al año o menos. Finalmente, destaca que estos datos varían no sólo de país a país, sino también cuando se consideran factores demográficos tales como el nivel educativo, el género, la zona donde se vive y los grupos de edad. Los resultados completos de la ronda 2012 del Barómetro de las Américas pueden ser consultados en línea en http://www.vanderbilt.edu/lapop donde la base de datos se encuentra disponible sin costo alguno.

quien asiste

 

Asistencia a misa (Católicos)


%d bloggers like this: